Razones para revolucionar el coche diésel

Durante años se ha considerado que lo mejor es conducir a bajas revoluciones, pero lo cierto es que no es una regla universal. Por eso, revolucionar el coche diésel es saludable para el motor y muchas veces necesario para protegerlo de daños.

A continuación, descubrirás las razones y los mejores momentos para aumentar las revoluciones. ¡Sigue leyendo!

 

valores-freno-itv

No revolucionar el coche diésel aumenta las averías

Si el régimen de revoluciones es extremadamente inferior comparado a la velocidad en la que conduces deberás presionar a fondo el acelerador para que el vehículo responda. Esto ahogará el motor y es posible que ocasione daños mecánicos.

Además, los propulsores de los autos de diésel generan mucha suciedad cuando se tienen bajas revoluciones y no se expulsan correctamente. 

Especialmente en los vehículos modernos como los TDCI o motor de diésel turboalimentados, o los HDI que son motores de diésel con inyección directa.

Algunas de estas averías son:

  • Junta de la culata. Al tener el acelerador a fondo la temperatura en la cámara de la combustión aumenta, provocando que este elemento esencial falle o se deforme.
  • Desgastes en los cilindros. Como consecuencia de las pocas revoluciones los pistones dejan de subir y bajar recto, lo que resulta en desgaste por la fricción y temperatura.
  • Válvula EGR. Es el componente encargado de la recirculación de gases, pero con un régimen de vueltas bajas se obstruye.
  • Turbo. El exceso de carbonilla abarrota los mecanismos del turbo, obligando a limpiarlos periódicamente.
  • Filtro antipartículas. La abundancia de hollín tapona los filtros y los llena de partículas, lo que a su vez produce más regeneraciones eléctricas de las deseadas. Esto también aumenta el consumo de combustible.
Leer  ¿Es de carácter obligatorio poner la pegatina de la ITV en el coche?

Evita todas estas complicaciones y recuerda ¡pocas revoluciones serán muchas averías! 

5 ocasiones para aumentar las revoluciones

Circular de forma habitual con el motor poco revolucionado no es muy recomendable, en especial con los de diésel que son más propensos a generar mayor suciedad en la combustión. 

Las revoluciones en coches diésel pueden ser aprovechadas en ciertas circunstancias a fin de eliminar el exceso de carbonilla y mantener saludable el motor.

  1. Subiendo por un puerto.
  2. Al incorporarse en la autopista.
  3. Adelantamientos.
  4. Subiendo o bajando por una pendiente pronunciada.
  5. En las autovías.

Evita los gastos o frustraciones innecesarias que provocan las bajas revoluciones de los coches. Nunca lo olvides, revolucionar el coche diésel es saludable para el motor.